TIENE UNA DISCAPACIDAD MOTORA Y LOGRÓ CAMINAR GRACIAS A LA EQUINITERAPIA

En 2005, cuando su hijo Francisco tenía 5 años, Elena Cataldi creó la Fundación Equinoterapia del Azul, en Salta, donde junto a un equipo interdisciplinario trabajan con niños con diferentes dificultades y discapacidades, especialmente motora. Basada en la experiencia positiva de su propio hijo, quería ayudar a otros chicos a rehabilitarse con la ayuda de los caballos.

Panchi -como lo llama su mamá- tuvo un paro cardiorespiratorio cuando era un bebé de dos meses; milagrosamente, salvó su vida, pero quedó con secuelas neurológicas severas. En una de las tantas visitas al médico, los especialistas recomendaron probar con equinoterapia. “Al mes de terminar con la rehabilitación lo llevé a andar a caballo porque me dijeron que lo ayudaría con la parte motora”, cuenta Elena. A pesar de que el pronóstico médico advertía que no podría realizar casi ningún movimiento, hoy, con 18 años, Francisco camina.

La equinoterapia consiste en el uso del caballo como herramienta para la rehabilitación, tanto de niños como de adultos. A través de este método, se abordan las áreas social, motora y emocional. “El movimiento que realiza el caballo al andar es muy similar al que hacemos cuando caminamos. Al subirse a uno, la persona que tiene un trastorno motor utiliza los mismos músculos que usaría si estuviera caminando”, explica Cataldi. “Además, trabaja la postura, regula el tono muscular y ayuda en el movimiento de los órganos internos”, agrega.

 Además de los beneficios físicos, esta terapia ayuda en otro plano esencial: el emocional. Según afirma la fundadora de Equinoterapia del Azul, la atracción natural que surge entre el caballo y los niños genera mucha motivación, la cual es clave a la hora de aprender. “Ayuda muchísimo también a trabajar el autoestima y a aumentar la sensación del ‘poder hacer'”, explica.

Actualmente, la práctica está regulada y cubierta por las obras sociales provinciales en solo ocho provincias (Salta, Tucumán, Mendoza, Chaco, La Pampa, Chubut, Río Negro y Santa Fe). Mediante la campaña “Argentina necesita #LeyNacionalDeEquinoterapia”, la fundación, junto a otros 200 centros, buscan difundir su proyecto de ley que tiene como objetivo la regularización y profesionalización de este método en todo el país. “Buscamos que se reconozca como una terapia más y que esté incluida dentro de las prestaciones médicas obligatorias”, afirma Elena. “Y, como mamá de un chico que pudo salir adelante gracias a esto, quiero que cualquiera que lo necesite pueda acceder a esta terapia”, concluye.

Más información:

Podes contactarte con la fundación a través de su página de Facebook Fundación Equinoterapia del Azul o enviando un mail a equinoterapiadelazul@yahoo.com.ar.