Un espacio totalmente oscuro, actores, música en vivo y los sentidos, menos la vista, en alerta. Todo ocurrirá en Un viaje a ciegas, de la organización social Teatro Ciego, en conjunto con la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro y el apoyo del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que el 9 de septiembre, a las 20 y a las 22, llegará a la Casa de la Juventud, Don Bosco 47, San Isidro, con entrada gratuita y 60 localidades disponibles por función.

“Nos pareció muy interesante la posibilidad de ofrecerle al público una forma distinta de teatro que nos permite ponernos en el lugar del otro, dejarnos llevar por los sentidos, dimensionar las capacidades de las personas ciegas o disminuidas visuales y, al mismo tiempo, reconocer nuestras propias fortalezas”, expresó Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro.

Celulares apagados, ingreso en grupo y en fila tomándose de los hombros y toda la imaginación para recibir estímulos no visuales que guiarán por un viaje imaginario, a partir del relato de varios personajes, en los que el oído, el olfato y el tacto jugarán un rol central. Del Buenos Aires de los 40 y una fiesta de egresados secundarios de los 60 a selvas y playas tropicales.

“Nuestra mente ocupa la mayor parte de sus recursos en decodificar estímulos visuales, mientras que los demás sentidos quedan relegados. ¿Qué pasaría si por un momento, en una experiencia artística, anulamos uno de los sentidos que más utilizamos?”, se preguntó Ilan Brandenburg, coordinador general de Teatro Ciego, respecto de este espectáculo, que recorrió más de 20 ciudades del país y participó de festivales en Chile, México, España y Bolivia.

La interacción del público mediante una dinámica de juegos y descubrimientos, entre aromas, sonidos, música en vivo y varios escenarios en los que la escenografía y los vestuarios no cuentan, y donde la imaginación mandará, serán parte de esta original propuesta pensada para un público desde los cinco años.

Antes de la obra, a las 14, habrá un workshop gratuito, Herramientas de Percepción No Visual, con cupo ya colmado por alumnos de teatro de la Casa de la Juventud, sede del taller, que también garantizará una experiencia única en la oscuridad.

La Ronda de energía, El laberinto humano, El espejo, Confianza, la interpretación de escenas sin palabra oral y un cierre musical con sonidos que se irán entremezclando hasta que… se haga la luz, permitirán potenciar el trabajo en equipo, la creatividad y la adaptabilidad, y facilitarán la aparición de conductas despojadas del prejuicio que siempre nos impone sabernos observados.

Esta organización (www.teatrociego.org) tiene ocho espectáculos en cartel, convoca mensualmente a 4.000 espectadores, fue declarada de Interés Social y Cultural por la Legislatura porteña, obtuvo el Premio ACE 2009 por su acción solidaria y eficaz en contra de los prejuicios y el María Guerrero del Teatro Cervantes por su labor teatral 2011, entre otros. Además, cuenta con 70 actores, de los cuales el 40 por ciento tiene distintos niveles de discapacidad visual.

+ Las entradas para la obra de teatro se entregarán una hora de cada función y hasta agotar stock en la Casa de la Juventud, Don Bosco 47, San Isidro.