NUEVO VIVERO PARA EL PROGRAMA MUNICIPAL DE HUERTAS

El intendente de San Isidro participó de la inauguración del vivero de la huerta San Ignacio de Loyola (Boulogne) que permitirá abastecer de plantines a las 5 sedes del programa municipal de Huertas Orgánicas Inclusión Activa. La instalación es resultado de un premio que otorgó el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación a esta experiencia integradora.

Arturo Flier, secretario de Integración Comunitaria, celebró el reconocimiento: “Desde el ministerio decidieron elegir esta experiencia entre muchas que había de todo el país por la relevancia del resultado que estamos consiguiendo. Vecinos con y sin discapacidad, jóvenes con problemas de adicciones y adultos mayores, se están capacitando en el diseño y mantenimiento de huertas orgánicas y muchos de ellos están consiguiendo empleo con la instalación de huertas domiciliarias en casas de vecinos como con la venta de la producción de las huertas en ferias”.

“Es un círculo virtuoso: capacitación, alimentación saludable, trabajo comunitario, cuidado del medioambiente y recuperación de espacios ociosos; es un gran proyecto que crece año a año” afirmó el jefe comunal.

La construcción del vivero permitirá generar los propios plantines que serán utilizados en las huertas educativas del Hipódromo, el centro de adicciones de la Cava, la parroquia Cristo Obrero, San Ignacio de Loyola y la huerta productiva modelo de Puerto Libre.

PROGRAMA MUNICIPAL DE HUERTAS

Huerta Hipódromo de San Isidro

El primer paso del programa municipal de huertas fue el curso para la creación y mantenimiento de huertas orgánicas en el vivero del Hipódromo local. Coordinado por la Secretaría de Integración y con especialistas del INTA comenzó a brindarse un curso anual que otorga un diploma oficial como promotor del programa PRO Huerta que ofrece el INTA. Es una propuesta integradora de la que participan jóvenes con y sin discapacidad. Actualmente hay 60 personas participando del curso gratuito  los días martes entre las 9 y las 12 horas,  y los días jueves entre las 14 y las 17 horas. Son clases de una hora con cupo de 10 participantes en cada uno. De este programa también participan 12 jóvenes que asisten a las casas de prevención de adicciones que el municipio lleva adelante junto al obispado.

Huerta Comunitaria San Ignacio de Loyola

La experiencia en el Hipódromo dio paso a cuatro nuevas huertas comunitarias, dos de ellas, orientadas a la inclusión de vecinos en situación socio económica vulnerable.

La primera de ellas se encuentra en la Parroquia San Ignacio de Loyola, Gorriti y Yerbal, Boulogne, repite el esquema de curso para que quienes completen el ciclo puedan recibir un diploma oficial y su producción es utilizada en el comedor de la parroquia que alberga a unos 80 niños del barrio. Actualmente 20 adultos están participando del curso en el que aprenden un oficio, se vinculan con la tierra y reciben capacitación en cómo mejorar la nutrición a través de una alimentación saludable. Cabe señalar que esta huerta fue una iniciativa de los vecinos.

Huerta Comunitaria Parroquia Cristo Obrero.

Inspirada en las dos experiencias anteriormente mencionadas, los vecinos de esta parroquia solicitaron avanzar con una huerta propia que sirviera para producir alimentos para el comedor en el que almuerzan unos 50 niños al día y como una práctica para aprender. Son 10 personas que la cuidan a diario junto a los niños que participan acorde a su edad en distintas tareas. La experiencia de esta huerta también se nutre desde la integración ya que son los jóvenes con discapacidad que se están capacitando en el hipódromo quienes apoyan el cuidado y mantenimiento de la misma como una práctica de su curso.

Huerta Modelo Puerto Libre

Se trata de un espacio de 1200 metros cuadrados, la huerta más grande de San Isidro. Tiene dos ejes: por un lado se capacita a adultos mayores que asisten al centro Puerto Libre, cabecera del programa Juventud Prolongada, para que, acompañados por docentes del INTA y por egresados del curso del Hipódromo, puedan adquirir la técnica para el cultivo de todo tipo de huertas. Actualmente hay 80 asistentes que participan de los talleres los días miércoles y viernes entre las 10 y las 12 horas;  por otro lado, los jóvenes con discapacidad egresados del curso del Hipódromo, además de colaborar en la capacitación están realizando una huerta productiva cuya producción será vendida al comedor de Puerto Libre y a distintos restaurantes del polo gastronómico del Bajo de San Isidro.

Huerta Centro de Adicciones en la Cava

Un grupo de jóvenes que se capacitó en el programa del hipódromo elaboró una huerta en la sede del Centro de Adicciones para poder trabajar a diario en la misma.