NUEVA EXPERIENCIA DE INCLUSIÓN LABORAL EN SAN ISIDRO

Mariana Ruggiero Calcena y Sofía Alicia Toledo, alumnas del Instituto Armonía, dieron un paso enorme en su inclusión en la comunidad como ciudadanas plenas al comenzar a trabajar en la empresa Ana Biaus SRL en la elaboración  de  gastronomía dulce y salada. Este caso de éxito se da en el marco de la promoción de la inclusión laboral de las personas con discapacidad que alienta la Municipalidad a través del Club de Empresas e Instituciones Comprometidas de San Isidro (CEICSI).

armonia Mariana firmando convenio armonia Sofia y Mariana junto a compañeras de trabajo

El CEICSI propone dos vías: las compras inclusivas, línea en que el municipio se transformó en ejemplo profundizando con compras de insumos de limpieza a distintas instituciones de discapacidad,  y la contratación directa de personas con discapacidad. En este caso las jóvenes  comenzaron el presente mes una pasantía rentada diaria en la que, gracias a su formación en gastronomía, se desarrollan en la elaboración de productos dulces (cuadrados, bizcochuelos, masitas) y salados (tartas). Al finalizar las producciones realizan  el envasado de los mismos; incluyendo pesaje, fraccionado, empaquetado y etiquetado de los productos.

 

Acerca de la significación que tiene en su haber esta experiencia, la empresaria Ana Biaus afirmó: “Me siento feliz. Siento un orgullo enorme de poder darles esta posibilidad a las jóvenes. Hace años tenía la idea de hacerlo. Sinceramente, recibo más de lo que estoy dando”. “Las chicas son un ejemplo.  Ambas son muy trabajadoras, responsables y contagian alegría. Le ponen mucha garra, agregó.

 

Con respecto a la repercusión que tiene la inclusión de las jóvenes para el resto del personal comenta “Cambió totalmente el ambiente de trabajo. La incorporación de las chicas le hizo bien al grupo. Los motiva y están más contentos”.

 

“Este logro tiene un valor fundamental en la vida de las jóvenes y de sus familias, sabemos que todo lo que hacemos en cuanto a inclusión social, recreativa, deportiva y de formación en oficios no es suficiente para lograr una independencia plena si no conseguimos una inserción laboral”, sostuvo Arturo  Flier, secretario de Integración Comunitaria local, área de la que depende el Centro Municipal de Discapacidad. “Este ejemplo es el tipo de experiencias que buscamos difundir desde el Club de Empresas, es un camino de apertura para otros. El trabajo del Instituto Armonía que forma y acompaña a las personas con discapacidad y el compromiso de la empresa Ana Biaus SRL es  un ejemplo a imitar y un testimonio de que la discapacidad tiene capacidades”, concluyó.