El proyecto educativo del Papa debutó con éxito en España

Duró dos semanas y reunió a más de 350 estudiantes de 21 colegios de Madrid. Scholas Ciudadanía es la metodología propuesta por Francisco para rehacer el pacto del sistema de Educacion

schoolas españa 1

El papa Francisco eligió España para lanzar “Scholas Ocurrentes” en Europa, la organización internacional sin fines de lucro que trabaja con escuelas públicas y privadas de todas las confesiones religiosas y laicas para lograr “revolucionar” la educación. Scholas es un programa educativo para la formación de estudiantes del nivel medio de España que busca fomentar el compromiso ciudadano y la participación de los jóvenes partiendo de aquellos problemas que realmente los preocupan, generando transformaciones en sí mismos y en su entorno. Se originó en la Escuela de Vecinos que el papa Francisco llevó adelante en la Ciudad de Buenos Aires cuando era cardenal.
El proyecto trabajó con alumnos, de entre 15 y 17 años, de diferentes escuelas ubicadas en diferentes barrios, tanto de gestión estatal como de gestión privada, religiosas, laicas, y de distintas modalidades, y fue considerado como una experiencia de integración innovadora y altamente eficaz. Todos ellos intercambiaron ideas, realizaron encuestas, entrevistaron con políticos y especialistas, debatieron sus propuestas y elaboraron informes para presentarles sus proyectos a las autoridades.
Mientras que algunos jóvenes hablaban acerca de la falta de identidad y la baja autoestima, otros se referían a las falsas ideologías y al alto costo que pagan por pertenecer a un grupo. Durante la primera experiencia realizada por Scholas en Europa, sobresalieron palabras como: discriminación, violencia, miedos, depresión, falta de motivación para la vida, autoagresión y muerte.

schoolas españa2

A pesar de que los estudiantes no se conocían entre ellos y que provenían de colegios distintos (diferentes credos, niveles sociales, barrios, escuelas públicas y privadas), los unió el entusiasmo, el sentirse parte y escuchados, el trabajar juntos en un proyecto para cambiar su situación. En ese contexto propusieron: “La hora de oído” o encuentros que se realicen en cada colegio con la problemática interna y entre colegios para abrir el dialogo, debatir y reflexionar sobre las problemáticas que los afectan, con mayor presencia de profesionales y tutores. También se refirieron a una ley integral contra el bullying que contemple sanciones y que exija campañas de concientización en los medios de comunicación con la participación de los jóvenes, entre otros puntos.
Por su parte, la Comisión de Educación informó que las reformas educativas “no reformaron nada y que más que contemplar la necesidades ellos, respondían a intereses políticos del gobierno de turno”. También diagnosticaron que el 74% de la opinión -recogida por ellos mismos- asevera que “la educación actual ni enseña a pensar ni trasmite valores a los jóvenes. Además, el 83% cree que la educación actual prioriza el aprendizaje de memoria y que no prepara a los jóvenes ni para el futuro ni para la vida”.
Los jóvenes reclamaron a sus autoridades una política educativa que permanezca más allá de los cambios de gobierno, donde ellos sean parte y tenidos en cuenta. También soñaron con la creación de un aula sin paredes, como la que ellos compartieron estas dos semanas.
También afirmaron que, como dice el papa Francisco, la educación no es información y que hay que integrar el lenguaje de la mente, con el lenguaje del corazón y las manos, priorizar la tecnología, el deporte y el arte.
Sus testimonios, durante el cierre, hicieron llorar incluso a sus propios profesores y autoridades que estaban presentes. Un docente del Colegio San Ignacio de Loyola afirmó: “Scholas vino a quedarse”, mientras que otro señaló: “Este movimiento de los jóvenes es imposible de parar”.
Fuente: Infobae