¿Qué desafíos quedan pendientes en San Isidro?

Considero que hay mucho por terminar y mucho por empezar. El desafío consiste en seguir posicionando a San Isidro entre las ciudades con mejores ofertas de servicios públicos en salud, educación, seguridad, infraestructura. En el próximo periodo, si la gente nos acompaña, trabajaremos en un plan de movilidad sustentable que desaliente el uso del automóvil y fomente la bicicleta y el transporte público. Para ello, terminaremos los 92 kilómetros de ciclovías previstos, las calles con prioridad para ciclistas y las estaciones de transferencia. También vamos a trabajar fuertemente con el reciclado y la reutilización de la basura. Haremos el primer puerto sustentable de América Latina y, por supuesto, seguiremos mejorando los servicios en los hospitales, las ofertas en los campos de deporte y pondremos más cámaras de seguridad.

 

 ¿La inseguridad sigue constituyendo el mayor problema en la provincia de Buenos Aires?

La inseguridad en general y la vinculada con el narcotráfico, es uno de los mayores problemas de la Provincia. No se ha logrado la creación de la policía autónoma comunal (que es diferente a la recientemente creada policía local), algo que hubiera ayudado a conseguir una verdadera policía de proximidad que dependa del intendente, no del ministerio de Seguridad provincial. Las distintas fuerzas  de seguridad tienen que trabajar en conjunto: la local, provincial, federal.  Ese es un tema pendiente que si no se resuelve, no se podrá solucionar el tema de la inseguridad.  Nunca hay que olvidar también que los problemas de mala educación pública y falta de oportunidades laborales constituyen también un caldo de cultivo para la inseguridad.

 

¿Cuáles son los valores que lo motivan a seguir trabajando por San Isidro?

Amo a San Isidro. Nací y crecí en San Isidro y quiero verla cada vez mejor. El hecho de haber dedicado estos años a hacer obras que no se ven, como los 172 kilómetros de conductos pluviales para que no se inunde; o haber completado el cien por ciento de agua potable o el 98 por ciento de cloacas, me motiva a mirar y decir: Ahora tenemos que ir por lo que se ve, por lo que hay en superficie. Y así proyectamos un puerto sustentable, el primero de América Latina; la mayor cantidad de kilómetros de ciclovía por superficie de la Argentina; más espacios verdes para que todos puedan tener su jardín en su barrio. Continuamente estoy pensando cómo mejorar la calidad de vida del vecino: eso me motiva.

 

¿Sobre que pilares se mantiene vigente su liderazgo político?

Se mantiene por el trabajo diario con el vecino. Nunca le hemos dado la espalda. Los escuchamos, tenemos en cuenta sus preocupaciones. Obviamente la política también es saber decir que no, pero ese no, tiene que provenir de una línea de coherencia de gestión, no puede ser caprichoso o prejuicioso o para perjudicar a quienes no piensan como uno o no nos eligieron. Hay que gobernar para todos, en diálogo permanente con vecinos, asociaciones y ONG’s.

Fuente, Lideres Argentinos.com