El arte como terapia: las ONGs que llevan a enfermos a ver sus obras preferidas

Desde Holanda a la Argentina, cumplen deseos que van desde ir a un museo a visitar un zoológico

ong. hol

La idea de que el arte puede ser algún tipo de terapia o auto-ayuda ha permeabilizado la esfera intelectual en el último tiempo, en particular de la mano de filósofos como Alain de Botton, uno de los fundadores de la ONG británica The School of Life (1), y prácticas anteriores como la biblioterapia (la utilización curativa de la lectura) o los populares “payamédicos”. En su libro “Art as Therapy “, de Botton explica que el arte cumple hoy día un función crucial en el mundo moderno, casi emparentada con la religión (o en reemplazo de la misma), proveyendo esperanza, permitiendo encontrar sentido en un mundo complejo, generando empatía, compañía y mucho más.

Bajo esta premisa y con la idea de cumplir el sueño de aquellas personas con enfermedades terminales, la ONG holandesa Stichting Ambulance Wens, que funciona de forma muy similar a Last Wish Foundation, se encarga de llevar a pacientes a museos, galerías o monumentos donde pueden ver sus obras o paisajes favoritos antes de morir.

La ONG con base en Holanda trabaja con más de 200 voluntarios en casos en los que la mayoría de los pacientes piden por lo general deseos simples, cosas vinculadas con las actividades de todos los días que ya no pueden realizar, o bien con aquellas imágenes y experiencias -muchas de ellas artísticas- que los han marcado o que les gustaría volver a tener una vez más. Desde ir al zoológico o a la playa, a poder ver una exhibición de arte en uno de los tantos museos de la ciudad o ir al cine.

Uno de los casos más publicitados el año pasado fue precisamente el de una mujer de 78 años que pidió ser trasladada al Rijksmuseum para ver una exposición de Rembrandt. La misma (The Late Rembrandt Exhibition) exhibía más de cien pinturas y dibujos del pintor, con la particularidad de que haber sido realizados durante sus últimos años de vida, en un simbolismo más que significativo para los circunstanciales espectadores. Así, aquellos que solicitaron acudir a esta muestra, en total tres personas, fueron trasladadas en ambulancias de la Wens y tuvieron un tour privado de una hora.

Según datos oficiales la Stichting Ambulance Wens ha ayudado a 6000 desde su fundación en el 2007, focalizándose en casos en los que la enfermedad, aparte de ser progresiva y denegarativa, impide la movilidad de estas personas.

Asimismo, Wim Pijbes, el director general del Rijksmuseum explica que desde el 2013 el museo ha colaborado activamente con la ONG, ofreciendo apoyo a lo que considera “una iniciativa extraordinaria”.

En la Argentina también

Localmente, otro ejemplo de trabajo con las propiedades terapéuticas del arte es la ONG CHAP, cuya misión es facilitar el poder curativo del arte a los niños y sus familias en situaciones de crisis. Junto a sus voluntarios coordinan talleres de plástica de forma libre y gratuita en las salas de los hospitales pediátricos de Bs As (Garraham, Gutierrez y Elizalde, ex Casa Cuna), creando un espacio en el que los niños son vistos como tales y no percibidos a través de su diagnóstico. Entre algunos de sus motivos para ofrecer este tipo de terapia se encuentra la idea de que sumar expresión artística en los tratamientos es algo transformador que los personaliza, actuando positivamente sobre el ánimo, la autoestima, y funcionando como canal de expresión y socialización.