3 DE DICIEMBRE DÍA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

El Día Internacional de las Personas con Discapacidad fue declarado en 1992 por la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante una resolución. El objetivo es promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidad en todos los ámbitos de la sociedad y el desarrollo, así como concienciar sobre su situación en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural.

Tomando como base muchos años de trabajo de las Naciones Unidas en el área de las discapacidades, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, aprobada en 2006, ha avanzado aún más sobre la defensa de los derechos y el bienestar de estas personas.

La discapacidad es una limitación funcional, consecuencia de una deficiencia, que se manifiesta en la vida cotidiana. La discapacidad se tiene. La persona “no es” discapacitada, sino que “está” discapacitada. La discapacidad, al igual que la deficiencia, puede ser congénita o adquirida, temporal o irreversible y, además, progresiva o regresiva. Las discapacidades se pueden aglutinar en tres troncos principales: de movilidad o desplazamiento, de relación o conducta y de comunicación. En la actualidad, se está redefiniendo el término discapacidad como falta de adecuación entre la persona y su entorno, más que como una consecuencia de la deficiencia de las personas.

Las personas con discapacidad, la «minoría más amplia del mundo», suelen tener menos oportunidades económicas, peor acceso a la educación y tasas de pobreza más altas. Eso se debe principalmente a la falta de servicios que les puedan facilitar la vida (como acceso a la información o al transporte) y porque tienen menos recursos para defender sus derechos. A estos obstáculos cotidianos se suman la discriminación social y la falta de legislación adecuada para protegerlas.

Las personas con discapacidad son más a menudo víctimas de la violencia, los niños con discapacidad tienen cuatro veces más posibilidades de ser víctimas de actos violentos.

La ignorancia es en gran parte responsable de la estigmatización y la discriminación que padecen las personas con discapacidad.

UNA SOCIEDAD INCLUYENTE

Está ampliamente demostrado que, una vez eliminados los obstáculos a la integración de las personas con discapacidad, estas pueden participar activa y productivamente de la vida social y económica de sus comunidades.

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad reconoce que la existencia de barreras es un componente esencial de su marginación. La Convención subraya que la discapacidad es un concepto evolutivo «resultado de la interacción de las personas con disfunciones y de problemas de actitud y de entorno que socavan su participación en la sociedad».

La accesibilidad y la inclusión de las personas con discapacidad son derechos fundamentales reconocidos por la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

NO DEJAR A NADIE ATRÁS

Las personas con discapacidad, como agentes de cambio, pueden acelerar el avance hacia un desarrollo inclusivo y sostenible, así como promover una sociedad resiliente e inclusiva para todos.

Es necesario que los Gobiernos, las Personas con Discapacidad y las Organizaciones que las representan, las instituciones Académicas y el Sector Privado trabajen en equipo para alcanzar la inclusión.

Datos destacables

En todo el mundo, las personas con discapacidad tienen peores resultados sanitarios, peores resultados académicos, una menor participación económica y unas tasas de pobreza más altas que las personas sin discapacidad. En parte, ello es consecuencia de los obstáculos que entorpecen el acceso de las personas con discapacidad a servicios que muchos de nosotros consideramos obvios, en particular la salud, la educación, el empleo, el transporte, o la información. Esas dificultades se exacerban en las comunidades menos favorecidas.

La población mundial supera ya los siete mil millones (7.000.000.000)de personas, una de cada 7 padece algún tipo de discapacidad, esto equivale a más de mil millones (1.000.000.000) de personas con discapacidad, más de cien millones de ellos son niños que tienen cuatro veces más posibilidades de ser víctimas de algún tipo de violencia.
El 80% de las personas con discapacidad viven en países en desarrollo, el 50% de las personas con discapacidad no tiene acceso a ningún sistema de salud.

En los años futuros, la discapacidad será un motivo de preocupación aún mayor, pues su prevalencia está aumentando. Ello se debe a que la población está envejeciendo y el riesgo de discapacidad es superior entre los adultos mayores, y también al aumento mundial de enfermedades crónicas tales como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y los trastornos de la salud mental.

En consecuencia es necesario la formulación de políticas y programas innovadores que mejoren la vida de las personas con discapacidad y faciliten la aplicación de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad

La visión que nos debe impulsar es la de un mundo inclusivo en el que todos podamos vivir una vida de salud, comodidad y dignidad.

DOCUMENTOS

http://www.un.org/es/events/disabilitiesday/resources.shtml