En cuarentena, con todos los cuidados necesarios, la vocación de los Huerteros no se detuvo.

Capacitaciones y trabajo en casa produciendo plantines.

Turnos para asistir a la huerta de Puerto Libre con todas las medidas de seguridad.

Y lo más importante de todo, muchísimos kilos de verdura fresca fueron donadas a los más necesitados.