Se llama “Café Positivo” y los jóvenes que allí trabajan fueron capacitados para preparar el menú y atender al público.

¿Qué va a pasar cuando seamos grandes y nuestros hijos tengan que sostenerse solos? Esta es una de las preguntas recurrentes que se hacen la mayoría de los papás de personas con discapacidad. San Isidro encontró una respuesta para que estos jóvenes diseñen su propio futuro. Y lo hizo a través de la apertura de “Café Positivo”, una iniciativa novedosa que generó doce empleos directos gracias al trabajo entre el Colectivo de Discapacidad y el Municipio.

Ubicado en la plaza Hipólito Yrigoyen (Av. Centenario 77), el bar se destaca por su espacio acogedor, colorido y cálido, atendido por jóvenes con discapacidad de ambos sexos que tienen entre 18 y 40 años.

“Estamos contentas con que Florencia tenga un trabajo, que sea reconocida, respetada y genere un ingreso. Aprender a cocinar fue un incentivo para ella y está muy feliz de venir dos veces por semana”, afirma María Teresa Mandarino, la mamá de Florencia Villanueva, una de las personas que trabaja en la cafetería.

La alegría es tan desbordante que a una de las jóvenes con trastorno de desarrollo leve no especificado, Ornella Zucchini (31), especialista en la preparación de sandwiches vegetarianos y comunes, se le escapan las lágrimas de los ojos. “Siento que soy una fortaleza para mi familia. Para mí es una oportunidad y un espacio para que la gente vea que nosotros podemos trabajar”, asegura.

El bar abre de lunes a viernes de 8 a 16.30 y tiene el servicio de delivery llamando al número 11 3672-3625. En su menú ofrece desayunos, almuerzos y meriendas con precios que van desde $15 (una medialuna) hasta $125 (las ensaladas).

La directora de la Fundación Pertenecer, Gabriela Mondín, explicó que el proyecto surgió hace un año, tiempo en el que se capacitó a los chicos en la preparación de los alimentos, el café y la atención. “La idea es que se sigan sumando más jóvenes del Colectivo de Instituciones de Discapacidad del distrito”, aclara.

Los productos son preparados en los talleres de formación laboral para personas con discapacidad de la Fundación Pertenecer, la Asociación de Padres para la Capacitación Laboral, Integración Social y Ayuda Mutua, el Centro Ocupacional El Lucero y Centro Educativo Terapéutico Nuevos Caminos; por lo que se crearon otros 40 empleos indirectos.

“Abrir estos espacios en el distrito es una oportunidad para las personas con discapacidad que merecen nuestra atención”, reconoce el coordinador general de Discapacidad, Ricardo Gross.

“Este es el primer bar. A futuro queremos que esta iniciativa sea una franquicia en San Isidro”, agrega el director General de Integración Comunitaria, Delfín Beccar Varela.

Fuente: Clarin https://www.clarin.com/zonales/cafeteria-san-isidro-integracion-destaca-menu_0_bfGqEcvkW.html