SAN ISIDRO SUSTENTABLE

San Isidro es una síntesis social del país. En su geografía de casi 52 km2 conviven unos 300 mil vecinos de la más diversa condición socioeconómica, sin barreras, en paz social, merced a una intensa acción gubernamental de trabajo en conjunto con las redes comunitarias.

Es también una síntesis entre historia y modernidad. Testimonio de sus 310 años de historia  mantiene tradiciones y un entramado social vigoroso, con características de pueblo por lo cercano y solidario, conjugando el casco histórico con una infraestructura urbana moderna y políticas de gestión pública de avanzada.

La estrategia de generar polos públicos y privados permite a los vecinos autoabastecerse sin necesidad de salir del Partido, brindando servicios también a ciudadanos de otras zonas atraídos por el nivel de excelencia de los mismos. Son pocos los que quieren dejar San Isidro y muchos los que quieren radicarse aquí. Ese vivir San Isidro se traduce en contar con espacios para hacer deportes, para elegir una oferta educativa completa, tener acceso a un servicio de salud de excelencia, a disfrutar de una vida cultural plena, hacer turismo, revivir la historia, gozar del verde de los espacios públicos y de la costa.

 

En un conurbano bonaerense con realidades difíciles, en nuestro municipio hemos desarrollado:

Un Polo Educativo de cuatro niveles (primario, secundario, universitario y de post-grado) con establecimientos tanto públicos como privados de excelencia. Centros culturales municipales y privados, museos emblemáticos y el dictado de talleres de inglés, Computación y Arte a cargo del municipio para equiparar la educación pública con la privada a fin de sentar una verdadera igualdad de oportunidades.

Un Polo Sanitario con una infraestructura municipal con tres hospitales (uno de ellos Materno Infantil, el único de la región) 16 Consultorios Descentralizados y una planta propia de producción de medicamentos complementándose a una cantidad creciente de Sanatorios y Centros de Investigación Médicas privadas focalizándonos en trabajar sobre la salud con políticas de atención primaria a fin de prevenir la enfermedad.

 

Un Polo Deportivo con 6 Campos de Deportes utilizados por 13.400 alumnos de escuelas que complementan la práctica deportiva con la prevención en materia de salud y una gran cantidad de vecinos de cada zona que acuden a los mismos cotidianamente. A esto se suma una importante cantidad de clubes, muchos de ellos emblemáticos como el SIC o el CASI en rugby, Acassuso en fútbol, clubes náuticos, tres campos de golf, actividad hípica a través del único hipódromo de césped de Latinoamericana, campos de polo, natatorios como el olímpico del Campo 1 que llevaron a formar en San Isidro una camada de deportistas destacados y una afluencia semanal de familias que se vuelcan a los mismos como a las sendas de bicicletas y de footing abiertos en parques y avenidas durante los fines de semana.

 

Un Polo Solidario que signa a San Isidro como “distinto” no sólo por su belleza natural e infraestructura sino particularmente por su gente. Contamos con 800 ONGs registradas con las que articulamos de modo intenso cuidando y desarrollando nuestro lugar y nuestra población.

 

Nos preparamos para el futuro desde el presente implementando políticas anticipatorias, forjando las raíces de un San Isidro humana y ecológicamente sustentable.

 

Es así como en materia de Infraestructura Urbana garantizamos el acceso casi en un 100 por ciento al tendido cloacal con agua corriente para todos; desarrollamos reservorios y enormes Aliviadores para evitar que las lluvias provoquen problemas de anegaciones. Contamos con un albardón (polder), único en Sudamérica que nos permitió terminar con el flagelo que significaban las sudestadas para los vecinos afincados en la ribera del distrito.

Se promueve una Integración Urbana de las distintas localidades respetando las características edilicias de cada barrio, cada vez hay menos asimetrías entre una zona y otra. El problema (que es a la vez una virtud) es que la tierra en el Partido se ha valorizado en todas sus ciudades por igual debido a la gran inversión pública y privada como la que se está desarrollando en Boulogne a partir de un plan de reformulación urbana que incluyó la construcción de un gran túnel, una nueva estación de trenes y de transferencia entre transporte ferroviario y de colectivos, un parque de 6 has., un Centro Cívico y la mejora del polo de servicios para brindar empleo a su gente.

Involucramos a la comunidad en el quehacer del gobierno local, sin distinción alguna. Trabajamos en conjunto con las organizaciones intermedias del distrito formando equipos multidisciplinarios y mixtos (público-privados) en función de optimizar recursos humanos y físicos para conseguir mejores resultados, garantizar la transparencia y fomentar una auténtica democracia participativa. En esa línea podemos mencionar ejemplos como la Mesa de Integración Social, el Colectivo de Instituciones de Discapacidad, las Cooperativas de Deportes y Cultura, etc.  Involucrar a los vecinos a través de sus instituciones y de modo individual en la gestión comunal nos ha permitido disminuir el gasto en la estructura central del Estado ampliando la oferta de servicios de modo permanente.

Desde el plano humano, desde nuestro pequeño lugar, con la implementación de polos y de distintas políticas de promoción del desarrollo buscamos aportar a achicar la brecha social existente en la Argentina promoviendo una verdadera movilidad social ascendente y la integración comunitaria.

Tenemos un fuerte compromiso con las próximas generaciones, asumiendo la responsabilidad de cuidar este lugar que tanto amamos para que así como lo disfrutamos hoy, los que vienen atrás nuestro también puedan vivirlo.

San Isidro lleva un sello verde.  Con casi medio millón de árboles, de los cuales 180.000 se encuentran en espacios públicos. Son 22 árboles por cuadra y 1,63 por habitante. Realizamos plantaciones planificadas (de las que participan vecinos y alumnos de escuelas) y cada una de las más de 250 especies existentes cuenta con una historia clínica, todo con el objetivo de asegurar el futuro de una de las arboledas más importantes de Argentina.

Contamos con un Vivero municipal de árboles autóctonos para ir reemplazando aquellos que están en riesgo, el pulmón verde que representan las 148 hectáreas del Hipódromo de San Isidro; allí donde existe un terreno baldío lo convertimos en una plaza; más de 350 mil kilómetros cuadrados de parques y plazas integradoras para que el vecino las viva como el jardín de su casa.

Creamos la primera Reserva Ecológica Municipal de la Argentina, a orillas del Río de la Plata, con una superficie de 10 hectáreas dentro de las cuales se pueden encontrar más de 300 especies vegetales y 200 especies de aves, además de reptiles, anfibios y mamíferos. Un lugar único que permite contemplar el magnífico escenario natural de la costa rioplatense en sus orígenes.

Junto al deporte como herramienta de prevención en salud en los campos de deportes, clubes, clases gratuitas en parques y las postas aeróbicas impulsamos también la movilidad sustentable: 93 Kilómetros de ciclovías y carriles en calles con prioridad para el uso de bicicletas

Nuestra gestión transita el camino del equilibrio entre el desarrollo urbano y cuidado del medio ambiente. Que la diferencia poblacional entre los últimos dos censos haya sido de apenas 126 personas es un reflejo de una política de Estado del municipio.  Desarrollo, sí, con el respeto a la calidad de vida que hemos logrado alcanzar. No a la construcción de Torres en Av. del Libertador ni la zona del Río, no a las excepciones del Código de Ordenamiento Urbano. Cuidado de la densidad de población para garantizar la calidad de los servicios públicos.

En línea con el concepto de vivir San Isidro estamos facilitando que cada vez más nuevas “empresas limpias” se radiquen en la zona, en los últimos tiempos se ha conseguido que cada año unas 50 empresas sustentables nos elijan. Es una excelente noticia que reactiva la economía local, genera una mayor inversión y con la creación de nuevos puestos de trabajo le ofrece a los vecinos la posibilidad de trabajar y vivir en el mismo lugar.

Hemos conformado un sistema de recolección de residuos especial en los centros comerciales y 550 contenedores diferenciados en todo el distrito nos permiten separar envases de plástico (PET) y tetra pak para hoy, en nuestra planta de reciclaje, recuperar casi 9.000 kilos de residuos por día.  Además de ayudar al medio ambiente, el producto de este reciclado se transforma en donaciones para el Hospital Materno Infantil de San Isidro.

A San Isidro lo hacemos entre todos, es así como desde las distintas áreas de gobierno se busca poner en marcha distintos círculos virtuosos. Un ejemplo son las jornadas de recolección de residuos electrónicos con la participación de integrantes de la Red Juvenil Activa en todas las localidades del distrito. Jóvenes participan de la actividad recolectando el material en espacios públicos, los vecinos aportan sus equipos en desuso, se capacita a jóvenes de áreas vulnerables en la reparación de computadoras, las que una vez recicladas son donadas a instituciones locales. Con este esquema ya se han recuperado unas 15 toneladas de residuos electrónicos evitando una gran contaminación y se ha dotado a incluido digitalmente a centros de jubilados, jardines de infantes y ongs.

Con este mismo diseño participativo se lanzó una campaña de reciclaje de aceite vegetal de consumo domiciliario que permitirá convertir ese desecho en materia prima para la elaboración de jabones orgánicos que producirán asociaciones de mujeres víctimas de violencia de género e instituciones de discapacidad. Esta propuesta complementa el circuito de reciclaje de aceite de los polos gastronómicos que ya se viene realizando.

Una buena calidad de vida se logra atendiendo los problemas actuales y anticipándose al futuro. Una buena gestión de gobierno debe evolucionar permanentemente, no conformarse con éxitos pasados y pensar en las generaciones venideras.  El cuidado responsable de nuestro lugar es nuestra obligación, nuestro orgullo y una responsabilidad ante las generaciones futuras. Este es el camino que iniciamos hacia un San Isidro humana y ecológicamente sustentable.

 

GUSTAVO POSSE

INTENDENTE DE SAN ISIDRO