10º ANIVERSARIO DEL COLECTIVO DE INSTITUCIONES DE DISCAPACIDAD DE SAN ISIDRO

Hace más de una década tomamos en San Isidro la decisión de poner la inclusión de las personas con discapacidad en la agenda de cada sector del municipio. Creímos que era necesario realizar otro tipo de abordaje y con ese objetivo conformamos “Una Mirada Distinta”, el Centro Municipal de Discapacidad.

Poco tiempo después entendimos que eliminar las barreras para crear una sociedad más inclusiva y accesible no podía ser una meta supeditada a la decisión de un gobierno. La inclusión es, además de una obligación del Estado, un desafío comunitario. A diario las personas con discapacidad se enfrentan a barreras que limitan su participación las que pueden adoptar una amplia variedad de formas incluyendo las relativas al entorno físico, a las actitudes y prejuicios, a la información y comunicación, a la legislación y al legítimo acceso al empleo, entre otros.

Hemos modificado la manera de relacionarnos con la discapacidad en tres dimensiones: hacia adentro del gobierno al planificar cualquier política pública; con las organizaciones especializadas de la sociedad civil, trabajando de manera articulada dejando atrás la costumbre de la labor sólo puertas adentro; y en tercer lugar al salir a la calle: luchar contra la ignorancia, generar incidencia, dar visibilidad a esta realidad.

Hoy celebramos 10 años de un gran hito que nos permitió dar entre todos los primeros pasos hacia un cambio de esta realidad: la creación el Colectivo de Instituciones de Discapacidad de San Isidro. Este espacio nuclea al municipio junto a numerosas organizaciones con las que trabajamos mes a mes con el objetivo de promover la inclusión e integración social de este segmento de la sociedad, mostrar sus capacidades, desterrar miedos y potenciar sus posibilidades.

A la palabra inclusión se le da contenido con hechos concretos y en este camino transitado a lo largo de una década, junto a las instituciones, hemos alcanzado logros relevantes: desde un cambio en la manera de asesorar y acompañar a las familias en sus necesidades, en cómo se piensa la gestión pública de raíz generando ordenanzas, impulsando nuevas políticas consensuadas, logrando que los medios de comunicación se involucren con una agenda que antes era dejada de lado o abordada de manera paternalista. Son 10 años en los que juntos hemos avanzado mucho.

De este consenso comunitario entre el gobierno y las organizaciones de la sociedad civil han nacido una larga listas de políticas públicas como la adhesión a la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad; la promoción de ordenanzas con exenciones de tasas municipales para incentivar la inclusión laboral; una ordenanza que facilita la circulación de perros de asistencia –texto que sirvió de base para la legislación nacional promulgada posteriormente-; hemos avanzado en el municipio con un plan integral de accesibilidad que contempla la construcción de rampas en esquinas y edificios; adaptamos las plazas y parques públicos para que fueran inclusivos con juegos integradores y otros dispositivos; realizamos campañas sobre accesibilidad electoral para que cada vecino pudiera gozar de su derecho de elegir; desarrollamos a “Esperanza”, la primera asesora virtual (Inteligencia Artificial aplicada) en Latinoamérica especialista en discapacidad en el sitio municipal y capacitamos con nuestra experiencia a otros municipios del país y de países vecinos.

En materia educativa hemos logrado que San Isidro ostente un récord en aulas inclusivas por habitante y fuimos más allá, buscando que esa capacitación se tradujera también en una genuina oportunidad laboral. En esa línea conformamos el Club de Empresas e Instituciones Comprometidas de San Isidro con el que estamos alentando distintas estrategias como la inclusión directa, las pasantías y el desarrollo de emprendimientos para las compras inclusivas convirtiendo a muchos de ellos en proveedores del municipio.

Salimos a las calles junto a las instituciones, sus asistentes y sus familiares para educar a través de distintas campañas como los Abrazos Gratis, el respeto del espacio público, bastón verde o aquellas sobre cómo vincularse con las personas con discapacidad; visitamos escuelas con charlas de concientización para alumnos, docentes y directivos; realizamos las fiestas de la integración; participamos en muestras de arte y en ferias de productores dando cuenta de que la discapacidad tiene capacidades.

Ciertamente, son muchas las asignaturas pendientes pero vale la pena seguir apostando por una sociedad más justa e integrada. Creemos que el camino elegido es el correcto. Trabajando juntos y sostenidamente, tal como lo venimos haciendo junto a las instituciones de discapacidad de San Isidro.

 

 

Gustavo Posse

Intendente de San Isidro